Carta N° 18

Estamos en la misma corriente,

algunos más golpeados, pero,

en la misma dirección.

 

Acércate a mi

descansa sobre mi cuerpo cansado.

 

Puedo proteger tu sueño.

Ahuyentar el ruido de tus pesadillas

mientras peino tu melena con

la ñema de mis dedos.

 

Mi pecho es tu colchón que

puedes patear incontables veces.

 

Mi intención es cuidarte

que el alba pueda recibirte descansado

libre

sonriente.

 

Naufrago en tu recuerdo.

Perdido en la esperanza

de encontrarte a la orilla.

 

Aquí estamos, ayudando el uno al otro

sin conocernos, sin amarnos, sin

dejar que las lágrimas caigan.

 

Aquí estamos, en la corriente, a la deriva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s